Aunque el abuso de heroína tiende a disminuir en los últimos años, su prevalencia es aún más alta que en los primeros años de la década de 1990.

Actualmente, la heroína es una de las drogas que más consultas motiva en los servicios sanitarios y la que genera mayor morbi-mortalidad. Por otro lado, si bien ha disminuido el consumo por vía endovenosa de heroina, se ha encontrado que en la actualidad hay abuso de heroína entre jóvenes en edad escolar que han cambiado la forma de consumo.

Ahora, más que inyectarse, la heroina se inhala o se fuma por la errónea creencia de que así no se llega a la adicción, cuando en realidad son los efectos bioquímicos de los narcóticos, como la heroina, los que hacen a esta droga altamente adictiva, sea cual sea su vía de consumo.

La adicción a la heroina y los tratamientos de desintoxicación de opiaceos

La adicción a la heroina es un problema de salud muy grave que sin embargo no siempre recibe tratamiento, con las consiguientes consecuencias en la salud de los adictos, el sufrimiento en su entorno familiar y social, los riesgos en los ambientes educativos y juveniles, la violencia asociada, o los costes en salud pública por las enfermedades relacionadas con la adicción.

En muchos casos la ausencia de tratamientos de desintoxicación contra la heroina y opiaceos se debe a concepciones erróneas sobre lo que la adicción es. Todavía para mucha gente la adicción a la heroina es una cuestión de decisión personal, es decir, el adicto lo sería porque quiere consumir mucha droga, o es un asunto de falta de carácter, y así el adicto no deja de consumir heroina porque no tiene fuerza de voluntad. Detrás de estas concepciones está la creencia de que abandonar la adicción a sustancias químicas está enteramente en las manos (en la voluntad) de la persona adicta.

Pero la realidad es que la adicción, va más allá de la decisión y la voluntad personal. Ya está aceptado científicamente que es una enfermedad, que escapa al control del adicto. Porque con el consumo elevado o prolongado de heroina, el cerebro experimenta cambios bioquímicos que modifican los comportamientos, pensamientos y sentimientos del consumidor, y que producen, entre otros efectos, un deseo compulsivo e incontrolable de consumir heroína.

El tratamiento de desintoxicación de heroina

El tratamiento de desintoxicación de heroina (Opiaceos) comienza con un diagnóstico que comprende la evaluación de los factores biológicos, sociales y psicológicos que interactúan en la enfermedad de cada persona, y que implica exámenes y análisis médicos y psicológicos. Tras el diagnóstico y el diseño del proceso a seguir, el tratamiento implica una desintoxicación ultrarrápida.

Pero aquí es importante señalar que la desintoxicación se puede entender de diversas maneras. En los tratamientos tradicionales, ladesintoxicación de opiaceos se centra en el control de los síntomas más evidentes de la adicción, esto es, en el control del síndrome de abstinencia. Según esta concepción, tratar la adicción a los opiáceos significa ante todo limpiar el organismo de la droga. Sin embargo la desintoxicación, tal y como se entiende en tratamientos avanzados, implica no sólo la eliminación de los síntomas de la abstinencia, sino también, y de manera fundamental, la recuperación de los daños cerebrales causados por la droga, y de las funciones cognitivas y afectivas que han sufrido alteraciones.

Desde esta segunda concepción, más que hablar de desintoxicación, implica hablar de un procedimiento denominado neurorregulación, es decir, tratar la adicción a la heroína significa no solo limpiar el organismo sino, y por sobre todo, reparar los daños cerebrales que esta adicción ha causado en el tejido cerebral. Un tratamiento de desintoxicación de heroina científicamente probado.

Estas dos maneras de entender la recuperación de la adicción se pueden ejemplificar así. Cuando una persona se rompe un hueso, es decir, sufre una fractura, se puede tratar el dolor, hacer que desaparezca, pero eso no quiere decir que se haya curado si el hueso no es reparado para que recupere su funcionalidad.

Esto no quiere decir que no sea importante el tratamiento de los síntomas de la abstinencia cuando se deja de consumir el opiaceo, ya que de hecho el síndrome de abstinencia es un reto y un obstáculo para la recuperación de la adicción.

Un síndrome que ocurre porque el organismo se ha acostumbrado a la presencia de la heroina (se ha vuelto dependiente) y el cerebro deja de producir las sustancias químicas naturales que la droga reemplaza, como las endorfinas, las encefalinas y las dinorfinas.

Es decir, el organismo depende de la heroina para funcionar “normalmente”, y por eso, cuando se deja de consumir dicha droga después de un tiempo prolongado de consumo, el organismo ya no cuenta, ni con las sustancias químicas naturales que ha dejado de producir, ni con el sustituto químico que supone la heroina, y por eso sufre alteraciones. Unas alteraciones que se experimentan como síntomas opuestos a los efectos de la droga, con gran malestar, y que sólo desaparecen, si no hay tratamiento adecuado, cuando se vuelve a consumir heroína.

De hecho, el síndrome de abstinencia se convierte en el principal miedo cuando se quiere abandonar el consumo de droga, así como en el principal riesgo de recaída, por la necesidad de aliviar el malestar que produce dicha abstinencia.

La recuperación neuronal en el tratamiento de desintoxicación de opiaceos (Heroina)

Pero más allá de la desintoxicación o retirada de la heroina del organismo, es necesario recuperar las zonas del cerebro que han sido dañadas por la adicción, es decir, es necesario que haya una neuroadaptación. Porque los métodos “tradicionales” de desintoxicación sirven para limpiar el organismo controlando los síntomas de la abstinencia, pero no restauran esas zonas cerebrales en las que la droga ha causado cambios neuroquímicos, como por ejemplo el área de la analgesia, con el riesgo adicional de que este tipo de desintoxicaciones puede enmascarar los síntomas de daño cerebral.

Esta recuperación neuronal se hace hoy en día por medio de una avanzada intervención farmacológica llevada a cabo por profesionales de la medicina, la psicología y la enfermería y con un control continuo del paciente en un entorno hospitalario. Mediante estos tratamientos de desintoxicación de opiaceos, el procedimiento de neuroadaptación, actúa en los receptores cerebrales, y en sistemas y estructuras donde la heroina ha ejercido su influencia, como el locus coeruleos, el área ventral tegmental o el sistema adrenérgico. Estas áreas están asociadas también con el síndrome de abstinencia, por lo que al intervenir en la recuperación de estas áreas, se previene la aparición de los síntomas de abstinencia. Así, por un lado, la recuperación de las estructuras cerebrales permite la eliminación de los síntomas de abstinencia y permite que desaparezca el ansia de consumo y el deseo irrefrenable de consumir heroina. Y por otro lado, esta intervención, al recuperar las funciones cerebrales alteradas por la droga, hace que se restauren procesos avanzados de cognición y afectividad, como la capacidad de atención, la capacidad para leer, la conciencia o la serenidad.

Bajo estas condiciones, el tratamiento de la adicción a la heroina tiene varios logros inmediatos: proporciona un abandono seguro, bajo control médico, de la adicción; permite una abstinencia sin síndrome, es decir, sin sufrimiento; recupera en el paciente procesos cognitivos y afectivos que habían sido alterados; y permite que el paciente tenga una buena disposición, por no haber pasado por un tratamiento con el malestar de la abstinencia, para tomar el control de una vida libre de heroína.

Ventajas del tratamiento de heroina

  • Proporciona un abandono más seguro de la adicción bajo estricto control médico y psicológico.
  • Permite vivir en el paciente un proceso abstinencial sin sintomatología dolorosa, es decir, sin sufrimiento.
  • Al mismo tiempo que permite recuperar en el paciente sus procesos cognitivos y afectivos que habían sido alterados.
  • Permite por tanto, que el adicto a la heroína tenga una buena disposición a la psicoterapia, por no haber pasado por un tratamiento de desintoxicación con el malestar de la abstinencia, para que en definitiva, el paciente pueda tomar el control de su vida.

Otros artículos de interés